fbpx
TOP

Sociedades v/s Lealtades

He escuchado que las sociedades comerciales, laborales, no son buenas, les contaré mi experiencia.
Sin querer no sé cómo ni cuándo forme una “sociedad” no pensada ni buscada por mí, ya que laboralmente me gusta trabajar sola por el ritmo de trabajo que me gusta llevar y por la disciplina que tengo. Creo que son estilos que agotan a varios y además tengo la mala costumbre de no delegar.

Apareció este “socio” que se presentó sin especialidad alguna, al parecer bien intencionado y con muy buena disposición laboral a lo que se presentara.



Partió como buen acompañante y excelente observador, de fácil aprendizaje por lo que fue familiarizándose rápidamente con el trajín de mi trabajo, asumiendo tareas sin que les fueran asignadas, siempre con prudencia, por lo cual no detecté esta injerencia en mis labores.
Ha sido un excelente relacionador público, buen recepcionista de encantador trato hacia nuestros clientes, personal, proveedores y personas en general, con mucha calidez y alegría constante.

Yo, detectando ya sus habilidades, ante una gestión que requería un ambiente de mucha cordialidad, pedía que fuera él el primero en interactuar, mi socio haciendo un buen despliegue de su cordialidad natural, en pocos minutos ya que contaba con la simpatía de la mayoría, por el interés que mostraba por los otros al saludar, con su calidez habitual.
Así fue como me di cuenta que esta dupla funcionaba perfecta, mi socio con gran destreza de “habilidades blandas” y yo, con las “duras”.

Con el tiempo fuimos adquiriendo un nivel de complicidad que con la mirada ya nos entendíamos para coordinar nuestras gestiones.
Ya que había trámites en los cuales debía participar sola, en este tiempo de espera el aprovechaba para practicar sus relaciones públicas con quien se le cruzara o con sus amigos habituales laborales, reuniones en las cuales era fácil de saber quién era el centro de ellas.

No todo era laboral, entre tantos viajes y trámites, nos damos nuestros recreos laborales y disfrutábamos mucho de la vida al aire libre, locuras de complicidad que compartimos, como andar en auto a velocidades no tan adecuadas. Él, en su calidad de copiloto, sacaba su cabeza por la ventana para gozar del viento en su cara, lo que nos causaba mucha risa.

Hacíamos carreras en la playa que por lejos siempre me ganó.

Descansando en un parque, disfrutando de las áreas verdes con sus distintivos olores, colores, caminatas en silencio, en fin, gozadores de la naturaleza y de los momentos juntos.
Estas agotadoras jornadas terminaban con unos premios sibaríticos, compartiendo helados, pasteles y exquisiteces de acuerdo a los gustos personales.

Durante estos años juntos, por tener tantas horas compartidas, nuestras personalidades se fueron mimetizando. Somos muy acelerados laboralmente, pero en las horas de descanso nos volvemos de fácil relajo, disfrutando de las oportunidades que nos dan los momentos.
Sus gustos por el buen vestir y secciones de spa, son parte de su personalidad. Todo un Lord.
Con respecto a su personalidad, que es muy cautivadora, tendré que dedicar un capítulo aparte para dárselas a conocer con propiedad y a cabalidad.
Esta sociedad también abarcó la preocupación por la acción social, así visitamos juntos algunos hogares de menores, llevando nuestra alegría donde pudiéramos.

Todo ha funcionado como la dupla perfecta: emocional y laboral, a través de los años, pocos para mí, pero Don Amaro siente como ya que han sido suficientes.
El cansancio es evidente y dice que ya cree que ha llegado su tiempo de retiro, noticia que me toma poco preparada para dar término a tan hermosa sociedad, una sociedad sana transparente, de una lealtad a toda prueba.

Por mi parte, solo puedo decir que fui bendecida con esta sociedad y han sido los mejores años laborales de mi vida, disfrutando cada momento, en alegría permanente, viendo y viviendo la vida desde lo simple, con responsabilidad de adulto y gozando como niña.
No olvidaré sus lecciones dadas en forma sublime, que ahora al enfrentar esta separación de amor, las atesoro y entiendo que debo practicar.
Mi homenaje a mi inolvidable amigo-socio, que me acompañara por siempre,

Don Amaro Tukos Paul

He tenido la oportunidad durante mi vida desarrollar muchas carreras: relaciones públicas, terapia de reiki y estudios de orientación personal. También cumplir muchos roles, unos más exitoso que otros, pero todos han ayudado a escribir la historia de mi vida. Actualmente cumplo mi rol de esposa, madre, nuera, cooperadora de causas y estudiante. Algo muy importante es tener nuestro nicho donde desarrollarnos. Esto de ser bloguera es una oportunidad que se me presentó a través de Javiera, ella en su gran mundo cyber ha sido una ayuda en mi educación tecnológica.

Comentarios (1)

  • Avatar

    Maria Angelica

    Hermosa la historia con tu Socio.Tuve la suerte de conocerlo y fuimos bien amigos.
    Se extrañara este amigo

    reply

Publicar un comentario

Cart Item Removed. Undo
  • No products in the cart.