Un amigo llamado Rubén

Hoy me encontré con un amigo llamado Rubén. Él es muy simpático y entretenido, un hombre de 62 años que habla como si tuviera 92, por eso me gusta verlo.

En esta ocasión me dijo que hacía tiempo que me quería ver.
Le pregunté “¿Me vas a contar sobre tu sonambulismo?”, “Claro que sí” me dijo. Me tomó del brazo y me llevó a una mesa terraza donde nos acomodamos. Pedí té verde con menta y me dispuse a ponerle atención.

“Fíjate Victoria que una vez que estaba solo en casa, me quedé dormido y desperté en la casa de una vecina. Sentado en su living, con slip y sin camiseta, conversaba con ella. Ella estaba con cara de sorprendida mientras yo soltaba una carcajada nerviosa, al mismo tiempo que trataba de taparme cómo podía.”



“Ella me decía ‘No te preocupes, dejémoslo así y mañana hablamos’. Claro… ella se dio cuenta que yo caminaba y hablaba dormido… “‘Quizás’, dije mientras trataba de levantarme del sillón, sin éxito.”

Al escuchar esto le dije “Pero ¡¿cómo puede ser tanto?!…¿Me puedes contar otra historia sin tanta vergüenza?” 

“Claro. Una noche salí por la ventana y subí al techo. Caminé un poco, tropecé con algo y me desperté. Desde ese día comencé a usar pijama…”

Siempre es bueno tener amigos entretenidos. Te hacen olvidar los malos ratos por un momento y te distraen un poco.

5/5
Victoria de Lourdes Quiroz López

Victoria de Lourdes Quiroz López

Chilena en España. Bibliotecóloga. Magister comercio internacional.

Comparte en tu red social favorita:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn