Tercera parte: El estallido vistos con ojos europeos

NOTA: Este es el tercero de 4 relatos vivenciales sobre el estallido social y la pandemia del Covid-19 desde la óptica de una chilena adulta mayor en España. No te pierdas el próximo relato, la próxima semana.

En Europa escuché comentarios positivos y también negativos acerca de Chile y de lo que estaba pasando en Chile y lo divido en dos. Unos eran generalmente europeos o chilenos que tenían una tendencia política más de izquierda digamos y los otros eran los que yo denominé: “hijos de Franco”. Esto me pasó porque fue en España donde recibí la mayor parte de los comentarios.



Por ejemplo, el chileno de corazón, el chileno que se fue porque tuvo que irse, no porque quiso, siempre recuerda con mucho cariño a Chile y está de acuerdo con el reclamo que se estaba haciendo, no hacían una crítica destructiva, decían que bueno, que la “revuelta” es el resultado de la presión que ha tenido que soportar la gente, de las necesidades, del maltrato psicológico y de todos los abusos. La gente salió, salió como loca, enardecida.

Esos eran normalmente los comentarios positivos, pero los otros, los “hijos de Franco” que le puse yo, eran chilenos un poquito más acomodados que los otros, que estaban ahí y que no pensaban volver a Chile ni por casualidad. Esos se avergonzaban de ser chilenos porque la crítica era totalmente destructiva: “ya se terminó, se terminó chile”, “Hay que sacarlo del mapa, ya no existe”, “Ir a allá es una locura, ¿cómo se te ocurre que te vas a ir?”, “Tú te tienes que quedar acá, tú eres española” Para ellos era súper importante que yo fuera española, porque ellos no tenían los mismos documentos que yo tenía, pero no venía al caso.



Me sentí, muchas veces, incómoda, nunca me gustó ese tipo de comentarios, porque pasa que los chilenos que están fuera son los mismos que están adentro, están divididos.  Aunque no se quiera hablar de política, lamentablemente estamos divididos, porque el que te dice: “No, yo no me meto en nada”, “Yo escojo a la persona cuando voy a votar”, pero ¡votan por la derecha! Entonces, no es que no se metan en nada y no tenga ninguna militancia.

Ni siquiera aquí la izquierda es violenta, es ultra, es nada, sencillamente la izquierda piensa y piensa por los demás, lo que ellos no, ellos son terriblemente egoístas, egocéntricos, solo quieren el beneficio personal. Llegó al extremo que uno me dijo algo que me llamó mucho la atención, me dijo “Mira, yo soy de derecha, pero acá en España voto por la izquierda porque lo paso mejor”. Claro, porque dentro de todo, en la izquierda hay una sensibilidad, hay una preocupación, hay una empatía por el otro, se trata de que tengan una vida mejor. Obvio que también han caído en esto del mercantilismo, del capitalismo, del neoliberalismo, en fin, pero hay más sensibilidad en esas personas. Estamos clamando por los otros, porque ¡nos interesa! porque les tenemos afecto, entonces ahí está el problema, la insensibilidad.



Esta gente, inclusive, desprestigia a los chilenos: “Mira todas esas casas lindas de allá están tomadas por puros chilenos, si son unos patudos” y ellos eran chilenos. Para que más o menos se den cuenta…

Yo no sé qué nos pasó. Yo me sentí incómoda y varios dejaron de ser amistades, sinceramente, porque no puede pasar eso en ninguna parte. Uno debe ser agradecido de la vida y esta tierra nos vio nacer y nos dio todo lo que tenemos. No fue mucho, a lo mejor, pero nos dio algo, además somos dueños de esta riqueza, eso es algo que tenemos que tener muy claro todos, somos dueños de esta riqueza y hay mucha, por qué la vamos a estar regalando, por qué se la van a estar llevando de Chile.



Todos esos chilenos que hablan mal de Chile se fueron a hacer viajes de negocios a España y se quedaron por la mejor calidad de vida no más.

En Chile la gente exige poco, ese es uno de los grandes problemas, acá en Chile tú le entregas cualquier cosa y la gente se va por el precio, cualquier cosa la compra. No, hay que exigir que, al mismo precio del baratito, llegue el que es bueno.

Bueno, pero los españoles siempre se referían muy bien a Chile, tienen un concepto elevado del chileno, no es cualquier cosa para ellos. También, me encontré con gente de otras nacionalidades y les gusta la gente chilena, los encuentran agradables, que son cultos… claro, porque el chileno generalmente va a estudiar a Europa, no solamente a balsear…

Continuará…

5/5
Victoria de Lourdes Quiroz López

Victoria de Lourdes Quiroz López

Chilena en España. Bibliotecóloga. Magister comercio internacional.

Comparte en tu red social favorita:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Una respuesta

  1. Y el cuento que no acaba, la polarización está en todo orden de cosas, hasta en las familias. Los que emigraron, tuvieron una opción de vida, pero muchos siempre tuvieron la idea latente de volver que con el tiempo se hace difícil por los lazos familiares, algunos volvieron y gracias a la experiencia logrado han resultado ser un aporte para Chile……

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *