Soledad



Extintas quedaron tus palabras, bajo esa fría lápida.
La primavera no germinó la semilla después de tu silencio.
La inmensidad de tu recuerdo vuelve negras las gaviotas y la espuma que besa mis pies, es una maraña de espinas; que no dejan que los besos que recuerdo, pongan tibieza en mis sentidos.
Las páginas de mi libro de versos, están manchadas por estas lágrimas insolentes que no respetan mi soledad y malditas ellas, que libres, pueden rodar por mis mejillas.
No es de noche y estoy soñando, apuro mi paso y no avanzo.
Se perdieron las melodías en mis oídos y ésta espera agobiante ya no tiene sentido.
Si el mármol no resucita, ¿por qué grita mi alma?
El susurro no traspasa la roca y el viento no me trae tu aroma.
Se detuvieron las golondrinas y ya no anidan las loicas.

5/5
Rosa Alquinta

Rosa Alquinta

Nací en la ciudad de La Serena. Toda la vida me gustó la poesía. Escribo desde niña.

Comparte en tu red social favorita:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Una respuesta

  1. Wow que bello, al leer estas palabras, me hace recordad la Soledad que dejo en mi corazón mi abuela sin su presencia. “Soledad”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *