Segunda parte: El estallido que reactivó temores del pasado

NOTA: Este es el segundo de 4 relatos vivenciales sobre el estallido social y la pandemia del Covid-19 desde la óptica de una chilena adulta mayor en España. No te pierdas el próximo relato, la próxima semana.

Cuando recuerdo el “estallido social”, que lo alcancé a vivir dos días antes de emprender vuelo, recuerdo que me dio mucho miedo. Tuve la sensación de ser “un punto” en el universo, ¡sola!

Ese 17 de octubre llegó mi hija y me dice: “Te vas conmigo para que desde mi casa partas al aeropuerto”. En ese minuto dije: “¡Ay!, qué rico, estoy acompañada”. Pero la siguiente sensación fue como que la cosa no paraba, inseguridad, pensaba: “Mejor que no viaje…”.



Bueno, fueron tantas sensaciones. Ahora más tranquila, entre comillas, puedo decir que todo lo asocié con la dictadura, todo.

Creo que la dictadura nos marcó para toda la vida, es una experiencia tan terrible que, los que no la han vivido, no la entienden. Era una inseguridad… Si salías de tu casa, a veces no sabía si volvías o no, qué iba a pasar contigo y con tu familia. Esa inseguridad terrible que nos entregó la dictadura, para los que quedamos viviendo acá en Chile… porque para los que se fueron fue distinto, ellos desarrollaron como un desapego… pero, en el caso de nosotros, que nos quedamos acá, tuvimos que estar siempre alerta y prácticamente todo lo hacíamos en la clandestinidad. También nos sirvió como una experiencia para estos momentos difíciles. Pero el miedo es “cosa viva”, no hay quien pueda decir que no lo sintió.

Bueno, aunque estuve muy cerca del “estallido social”, por suerte no estuve mucho tiempo en él y emprendí mi vuelo. Todo fue bien, tuve un buen recibimiento, todo fantástico, pero yo siempre preguntaba, siempre leía, veía mucho las noticias en la mañana, en la tarde, en la hora que pudiera, siempre me estaba informando, por lo tanto, eso estaba en mi cabeza: “¿Qué pasará en Chile?, “¿Cómo estará mi gente, mis amigas…?”.



Bueno, por suerte todas se comunicaban conmigo y me daban la certeza de que estaban muy bien, asustadas, pero bien.

Yo estaba en Europa y lo estaba pasando bien, no tuve una tristeza desgarradora, así no, no. De vez en cuando yo me ponía un poco ansiosa por el tema, me ponía un poquito triste, pero era normal. Yo creo que nadie quedó impávido frente al problema, el susto que pasamos, la sensación extraña… Era como una guerra civil, muy injusta, porque unos disparaban piedras y los otros disparaban balas.

Continuará…

5/5
Victoria de Lourdes Quiroz López

Victoria de Lourdes Quiroz López

Chilena en España. Bibliotecóloga. Magister comercio internacional.

Comparte en tu red social favorita:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

2 respuestas

  1. Viky estaremos esperando , que sigas reflejando tan bien lo que cruza por nuestras mentes siendo incapaz de materializarlo como lo haces . hasta un pronto articulo ( oye .oye . y que hay de uno sobre el apruebo,atrevete , chau)

  2. Victoria, el relato de esta segunda parte, y las reacciones que experimentaste, es casi seguro que todos los que vivimos el golpe militar también tuvimos y seguimos teniendo tu misma inseguridad, porque el clima que hoy se vive no es muy distinto. Valoro todas tus palabras, no fue fácil poder asimilar y enfrentar tantos cambios repentinos. Gracias por tu testimonio……

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *