fbpx
TOP

Relato de una viuda que le ha ganado a la soledad

Frecuentemente pensamos que tenemos una buena comunicación con nuestros semejantes, sin embargo, la verdad es que cada vez estamos más solitarios.

Estamos en una sociedad donde aún se valora más lo joven que lo que tiene arrugas, dificultando con ello la concepción de personas adultas mayores empoderadas, capaces de seguir entregando muchísimo a sus comunidades.

 



La soledad

 

Es uno de los grandes enemigos del bienestar de l@s adult@s mayores, esto, porque su bienestar no solamente tener un buen estado físico, sino también un buen estado emocional.

La amargura y la tristeza, les roban los deseos de vivir a l@s que se sienten sol@s, situación que se extiende a todas las clases sociales.

La adultez mayor es una etapa de nuestra vida en la que suceden una serie de pérdidas (de roles, personas, capacidades, etc.) que -en conjunto- pueden facilitar la aparición del sentimiento de soledad.

El médico psiquiatra Vicente Madoz Jáuregui describe la soledad como un “convencimiento apesadumbrado de estar excluido, de no tener acceso a ese mundo de interacciones, siendo una condición de malestar emocional, que surge cuando una persona se siente incomprendida o rechazada por otros, o carecer de compañía para actividades deseadas, tanto físicas como intelectuales o para lograr intimidad emocional.”

Todas las etapas de la vida tienen su lado positivo y negativo, pero lamentablemente la soledad conyugal se presenta con mayor frecuencia en la adultez mayor.

 

Quedar viuda

 

La pérdida de la pareja es un hecho que se convierte parte del momento vital del final de la vida, que además trae consigo un gran impacto emocional que en ocasiones nos puede llegar a superar.

Es el dolor de tener que vivir con la ausencia del ser querido.

Cuando un@ adult@ mayor se queda viuda, tiene más riesgo de aislarse de la sociedad y sufrir depresión o  trastornos  asociados a su malestar emocional.

La viudez en l@s adult@s mayores, suele ser sinónimo de soledad, aislamiento y desubicación respecto de la sociedad.

En esta etapa de la vida, cuando l@s hij@s ya no están en casa y l@s amig@s hacen planes con otras parejas, l@s viud@s tienden a reducir sus actividades de ocio y hasta comienzan a sentirse incómodos en su entorno habitual.

Si todo sale bien, el duelo se desarrolla normalmente hasta lograr la ansiada reorganización de la vida, consiguiendo restablecer la existencia sin la persona amada.

 

Mi testimonio de vida

 

Hace ya diez años que vivo la soledad de la viudez. Quien no haya vivido esta situación, no conoce este sufrimiento que ensombrece los días, donde nada ni nadie tiene sentido.

Sientes que la mente no para, el dolor se hace intenso, insoportable, como si el alma se desgarrara.

Al principio no sabía cómo seguir con mi vida. Debía procesar la etapa del duelo. No sabía cómo continuar, me repetía constantemente “no soy la única” pero mi llanto no lograba entender razones.

Había optado por mantener mi hogar, a pesar del vacío que me hacía sentir porque esta casa me recordaba día a día que ya no tenía su compañía cotidiana, que perdura por muchos años, siendo una de las dimensiones de la soledad.

 

Superando el duelo

 

Me daba cuenta que socialmente no era buena compañía porque ya no podía aportar a las reuniones con mi risa espontánea. Pero pasando el tiempo, sorpresivamente reapareció mi risa y desde ese momento comprendí que aislándome y tragándome las emociones, no era capaz de disfrutar de la vida.

Comencé a buscar mis propias compañías, escuchar música, ir al cine, leer, aprender algo nuevo y continuar con las actividades que siempre había tenido y que siempre me había gustado hacer. También viajar con grupos de amigos fue muy gratificante.

Entre las actividades que fui conociendo estaban el mosaico, la pintura, la fotografía… todas ellas se fueron convirtiendo en mi arte-terapia, las cuales consiguieron mantener en alto mi autoestima y así también mi bienestar físico y emocional.

Ahora estoy mejor.

Me llamo Delfina de la Luz, me llaman cariñosamente Pina o Pinita. Soy nutricionista, profesión que he ejercido desde área de la salud y como docente en varias instituciones de la Región de Valparaíso. Siempre tuve curiosidad por aprender, tanto desde mi profesión como incursionando en otras áreas, principalmente aquellas relacionadas con el desarrollo personal. Siempre atenta a cursos, talleres, charlas, conferencias. La lectura y la música son importantes en mi vida, porque en ellas encuentro mucha paz y me vuelven optimista. En los tiempos difíciles que he vivido, he buscado entretenidas formas para mitigar las tristezas: practicando el arterapia, mosaico y pintura en porcelana. De esta manera busco vivir la vida con alegría y optimismo, sintiendo que soy feliz.

Comentarios (2)

  • Avatar

    Marion

    Q bien Pinita eres un ejemplo para las q t seguimos. Gracias por compartit.

    reply
  • Avatar

    Carlos Dextre

    Como persona mayor y que trabaja como Voluntario con adultos mayores, quisiera contribuir resumidamente: Los dos mas grandes sentimientos negativos en esta situación son la SOLEDAD y la sensación de ABANDONO; además de que se cuenta con DEMASIADO TIEMPO LIBRE que generalmente se dedica a quejarse de todo y considerarse una victima de la vida, todo lo cual lleva a la auto conmiseración y de allí a la baja autoestima, depresión y un montón de etcéteras que terminan con la persona muerta en vida . . Cuando una persona NO ha vivido su propia vida, sino solo fue dependiente de otra que la llevaba de la mano, al morir la persona lazarillo, su mundo se acaba . . . En ese caso, deberá empezar a vivir SU PROPIA VIDA que puede resultar maravillosa, haciendo lo que nunca antes hizo por estar preguntándole a otros que debería hacer; debe declarar INDEPENDENCIA NACIONAL y salir a descubrir el mundo que es muy ancho y variado y le garantizo que encontrara tanto que hacer y disfrutar, que lo que le queda de vida le será corto .. . Una ultima sugerencia: Se es mas feliz DANDO a los demás, que RECIBIENDO lo que sea . . Finamente, lo que necesitas es PAZ EMOCIONAL. . y recuerda: NADA TE LLEVAS A LA OTRA VIDA . . Como persona mayor y que trabaja como Voluntario con adultos mayores, quisiera contribuir resumidamente: Los dos mas grandes sentimientos negativos en esta situación son la SOLEDAD y la sensación de ABANDONO; además de que se cuenta con DEMASIADO TIEMPO LIBRE que generalmente se dedica a quejarse de todo y considerarse una victima de la vida, todo lo cual lleva a la auto conmiseración y de allí a la baja autoestima, depresión y un montón de etcéteras que terminan con la persona muerta en vida . . Cuando una persona NO ha vivido su propia vida, sino solo fue dependiente de otra que la llevaba de la mano, al morir la persona lazarillo, su mundo se acaba . . . En ese caso, deberá empezar a vivir SU PROPIA VIDA que puede resultar maravillosa, haciendo lo que nunca antes hizo por estar preguntándole a otros que debería hacer; debe declarar INDEPENDENCIA NACIONAL y salir a descubrir el mundo que es muy ancho y variado y le garantizo que encontrara tanto que hacer y disfrutar, que lo que le queda de vida le será corto .. . Una ultima sugerencia: Se es mas feliz DANDO a los demás, que RECIBIENDO lo que sea . . Finamente, lo que necesitas es PAZ EMOCIONAL. . y recuerda: NADA TE LLEVAS A LA OTRA VIDA . . No existen “ancianos” ni “viejitos” . ..Somos personas “CON JUVENTUD ACUMULADA” . .!!

    reply

Publicar un comentario

Cart Item Removed. Undo
  • No products in the cart.