fbpx
TOP

¿Nido vacío? una posibilidad para generar ingresos complementarios con Airbnb

Les abro las puertas de mi casa para que conversemos acerca de una alternativa que existe para generar ingresos a cualquier edad, pero especialmente en la adultez mayor, que lo necesitamos tanto, porque en Chile las pensiones no son muy altas y lo que generalmente nos ocurre es que nos empobrecemos, una vez hemos dejado definitivamente nuestro trabajo principal, lo que nos lleva a buscar una nueva fuente de ingresos que pueda complementar lo que recibimos a través de nuestras pensiones.

Hablando de fuentes complementarias, aproximadamente hace 5 años que existe en Chile Airbnb, plataforma que -en palabras simples- sirve para poder arrendar tu propiedad a terceros, ya sea completa o parte de ella (una habitación), a través de Internet, para que de esa manera las personas que estén buscando alojarse en la ciudad en la que vives, puedan contar con un espacio hogareño, bastante distinto a lo que ofrece un hotel u otro tipo de alojamiento convencional, los cuales a veces adolecen de ser un poco fríos e impersonales.




 

¿Cómo me enteré de que existía Airbnb si soy un adulto mayor no nativo digital?

 

Me enteré de Airbnb porque soy un hombre de personalidad intrusa, entonces, “intruseando” en Internet me di cuenta que existía esta alternativa. Además, antes de ingresar a Airbnb yo ya era usuario de otro portal que se llama Contact Chile, qué es “distinto pero igual” o “igual pero distinto”. En qué sentido, en que la forma de contactarse es un poco diferente y en que la comunicación no es tan fluida como en Airbnb.

Si las comparo, creo que es mejor Airbnb, porque en Contact Chile tú ofreces un alojamiento así como “en general”, para que luego sean ellos quienes hagan el contacto con quienes puedan tener interés en alojarse en tu casa, para de un día para otro, decirte perentoriamente “tienes que recibir a tal persona, tal día…”. Entonces, es un sistema medio “vertical” donde son ellos los que mandan y te sientes un poco obligado.

En el fondo, en Airbnb sientes que tienes más control sobre quién llegará, el precio que le vas a cobrar por el alojamiento, el día en que llegará, etc, etc. Porque si de repente no te gusta o te dio “mala espina” la persona que te está contactando para alojarse en tu alojamiento, lo puedes rechazar antes de concretar la reserva. Le puedes decir “no, las fechas ya no están disponibles en mi calendario” o “estoy esperando otra oferta”. Tampoco lo puedes hacer a cada rato, porque luego Airbnb te penaliza bloqueándote por unos días tu calendario, pero de que lo puedes hacer, lo puedes hacer.

 

¿Cómo se hace para administrar mis anuncios en la plataforma?

 

Ahora, pensando en el anfitrión y en la forma en la que gestiona sus anuncios en Airbnb, soy partidario de que cuando tú te muestres y te pongas “en vitrina” para este “trabajo”… porque es un trabajo, que lo hagas “con la verdad por delante”, es decir, no poner nada que no vayas a poder cumplir y poner todo lo que puedas hacer, pero hasta donde tú puedas hacerlo, nunca poner cosas ficticias.

Esta es una estrategia para tener una experiencia satisfactoria con Airbnb, porque yo he visto personas que ponen en la descripción de su anuncio de alojamiento que tienen un patio con jardines y árboles frutales y después los huéspedes llegan y se llevan la decepción de que el patio que le prometieron son 2 metros cuadrados de terraza y que el frutal es una planta en un macetero. En el fondo, hay que ensalzar lo más posible las características destacables de tu alojamiento, pero sin irse al extremo de falsear información.

 

Ojo, no es un Hotel

 

El alojamiento que se ofrece a través de Airbnb debe ser tomado como un medio para dormir y para hacer las cosas propias de la vida cotidiana de una persona que está viajando: higiene, alimentación y poco más. No debe ser tomado como si fuera un hotel o una residencial donde hay más personas. Entonces, para que esto funcione, todas las partes deben tener claro que esto es una casa y no un hotel.

 

Paso a paso

 

Ahora quizás podríamos revisar el “paso a paso” de la reserva y alojamiento del huésped.

 

Toma de contacto

 

Primero llega un mensaje de interés de un prospecto de huésped a través de Airbnb con la información básica acerca de la duración de la estadía propuesta por el interesado y el dinero que recibirías como anfitrión, de concretarse esta estadía (ojo, que tu precio por noche lo definiste previamente en la descripción del anuncio y su calendario). Este mensaje te es notificado a tu casilla de correo electrónico y accedes a él muy fácilmente a través de un botón.

Revisando las condiciones que te propone el interesado, su procedencia, sus preguntas, su forma de hablar, las calificaciones que ha recibido de otros anfitriones antes que tu, entre otros criterios de selección que tu quieras aplicar en esta ocasión, puedes contestarle positiva o negativamente, aceptando o rechazando la oferta.

Entonces una vez aceptada la oferta yo ya sé que el día “X” a “X” hora voy a recibir a 1 persona o a 2 personas y que voy a obtener “X” cantidad de dinero por este servicio que estoy prestando (puedo configurar mi cuenta de usuario para recibir el dinero directamente en mi cuenta corriente). 

 

Preparación del lugar

 

Por supuesto que antes de que lleguen los huéspedes, uno o dos días antes, se hace un aseo profundo de la habitación que se va a dejar a su disposición y en las áreas comunes que también van a tener que utilizar los huéspedes: el living, la cocina, la sala de estar, etc. En fin, hay que tener la casa bien aseada, bien limpiecita, bien presentable, como cuando uno va a recibir visitas.

A nosotros nos cuesta un poco porque somos un matrimonio de personas adultas mayores, entonces, cuando tenemos que hacer esos aseos profundos no nos complicamos en pedir ayuda de nuestro entorno más cercano. Esa es nuestra estrategia. Y después, cuando se van, tenemos que hacer de nuevo un aseo para prepararnos para recibir a un nuevo huésped, pero la tónica siempre a sido que los huéspedes dejan todo muy limpio antes de irse. Aquí opera mucho el sentido común, de todas las partes. 

 

Estadía del huésped

 

Como ejemplo de calidez hogareña, yo como anfitrión, ofrezco a mis huéspedes la modalidad de pasar a buscarlos y dejarlos en el terminal de buses mi auto. Eso les gusta mucho a mis huéspedes porque representa una ocupación menos para ellos y yo no tengo problemas en ofrecerles este valor agregado.

Yo creo que esta es la diferencia más grande. Airbnb tiene la cualidad de que todo puede ser personalizado. Yo estoy en esto hace 4 años más o menos y mi esposa y yo hemos tenido la experiencia de recibir la visita de extranjeros que se han quedado con nosotros 1 día, 2 días y hasta 4 días. En este sentido, una de las experiencias que más recuerdo es la de un gringo de California (Estados Unidos de Norteamérica) que alcanzó a estar con nosotros como 6 meses y fue una experiencia tremendamente enriquecedora porque era un tipo muy simpático que se adaptó muy bien a nosotros y nuestras rutinas.

Un tipo con un muy buen humor, que me dejó “huella”, como se dice. Todavía nos escribimos con él. Aprendió hablar español y todo, porque al principio, cuando llegó no hablaba nada, era nulo.

 

Check-out y feedback

 

Poco tiempo después del check-out, llega el momento de escribir un feedback y poner una calificación al huésped por la experiencia de haberlo hospedado en tu alojamiento.

Esto también se hace a través de Internet y se estila  poner un comentario positivo si las cosas estuvieron bien. Cuando las cosas que no estuvieron tan bien, se estila que uno se lo reserve, porque quizás, si encuentran que eres demasiado crítico con tus calificaciones, podrían dejar de llegarte ofertas, la verdad es que no lo sé ni quiero experimentar con esto. Pero me parece que sí lo que ocurrió durante la estadía, fue una tontería muy grosera hay que ponerlo “no más”. Por ejemplo, si un huésped hizo tonteras de curado, que -por lo demás- nunca me ha pasado.

El resto de las cosas tú las puedes ver cara a cara en el momento. Por ejemplo, pedirle al huésped que evite dejar mojado el suelo del baño, luego de usar la ducha. Otro ejemplo frecuente, que yo haya puesto que el check-in es a las 12:00 horas y me encuentre con que el huésped llega a las 13:00 horas. Esto no es algo tan grave como para poner una queja o una calificación negativa, a la hora de hacer el feedback final.

 

Una invitación a usar el sentido común y tomarse las cosas “con andina”

 

En esto de ser anfitrión en Airbnb y es súper importante tomarse las cosas con ligereza y buen humor, porque es muy similar a cuando uno invita a familiares o amigos a su casa. Típico que pasa algo, que alguien tiene un chascarro y uno tiene que estar ahí un poco para ayudar y para que la gente lo pasé bien.

En el caso nuestro, que somos anfitriones de Airbnb “porteños” de Valparaíso, nos interesa que todos nuestros huéspedes tengan una buena experiencia, no solo en la casa sino también en la ciudad, porque esta localidad es súper bonita y nosotros queremos Valparaíso.

 

¿Qué es lo que más te complace de ser anfitrión a través de Airbnb?

 

Si me preguntan, lo primero que diría es que me gusta ser anfitrión de Airbnb porque me permite generar una ganancia económica complementaria a mis ingresos como pensionado, porque las jubilaciones son malas, son realmente malas y entonces es siempre bienvenido un dinerito extra.

Por otro lado, otra cosa entretenidísima de ser anfitrión es el intercambio cultural que se propicia con este tipo de arrendamiento. El poder practicar otro idioma… y de repente surgen cosas súper graciosas, así como humorísticas, divertidas, acerca del uso del lenguaje. A los extranjeros les parece muy extraña nuestra forma de hablar y nuestros chilenismos. Entonces esto de tener extranjeros en casa te obliga a hablar lento y evitar usar estos modismos que muchos extranjeros no entienden. Hay que hablarles lo más castizo posible.

 

¿Dónde puedo aprender a usar esta plataforma para comenzar a generar mis propios ingresos?

 

En Pensar Sin Edad estamos haciendo todos los veranos, en la ciudad de Viña del Mar unos talleres interactivos dirigidos a personas adultas mayores que deseen aprender a usar la plataforma Airbnb para comenzar hacer ingresos con las habitaciones que tengan disponibles en sus hogares después del llamado “nido vacío”, que queda una vez que los hijos han partido de la casa de los padres, para estudiar y hacer su propia vida, solos o con sus nuevas familias.

Inscríbete para la próxima fecha que tenemos para enero 2019, en el siguiente Evento de Facebook.

Muchas gracias por tomar mi opinión y estoy disponible para cualquier consulta acerca de esta plataforma 😛

 

Colaborador 2017.

Publicar un comentario

Cart Item Removed. Undo
  • No products in the cart.