Nuestros “viejos”

Bajo iguales circunstancias las experiencias vitales serán diferentes en grupos de individuos que pertenecen a distintas generaciones por producirse cada una de ellas en distintos momentos de sus vidas”.  A. Bandura.

¿Qué distancia hay entre el reconocimiento y los efectos secundarios?

Podría responder a “boca de jarro”: la misma distancia que hay entre el consejo de ancianos que crea realidad y la colonización interna que digita identidad.

Los niveles de reemplazo están en juego. El nivel de complejidad nos demanda respuestas acordes: al aprender lo justo para sobrevivir por transmisión unidireccional, sumarle el construir y compartir conocimiento intergeneracional.

Estamos mirando el árbol en el bosque, pensando en global y actuando en local, al mismo tiempo.

Somos eslabón de generaciones. No es nuevo, claro que no, sólo lo hemos ido des- cuidando y fuimos construyendo nuestras complicaciones.



Presionados por adquirir identidad nos olvidamos de sumar.

Lo considero un desafío común ya que : superando uniformidad maximizamos respuesta.

¿Responder al envejecimiento poblacional es una tarea de regeneración de la sociedad? ¿De remediación? ¿De compensación? ¿De preparación para… lo inevitable?

¿A qué llamamos “lo inevitable” en éste contexto? Todo esto, hoy y aquí, claro está.

Estas preguntas podrían ser leídas como un llamado a la innovación, al diseño social, a la creatividad, a la transformación social…

También al buen sentido, ¿por qué no?

Veamos: hasta aquí estamos organizados (una manera de decir) por etapas del ciclo vital y lo graficamos abriendo la línea horizontal a nuestra izquierda con el nacimiento y cerrándola a nuestra derecha con la muerte.

 Esto nos resulta útil para dar a cada uno lo suyo en tiempo y forma, incluidas las oportunidades vitales. Una práctica social hoy en tela de juicio.

Y también nos facilita el balance anual, en términos “objetivos”, claro está.

Dejamos fuera lo vital… ¿Hay algún adjetivo que tenga más fuerza de convocatoria, de impacto individual y grupal que VITAL?

“El progreso consiste en renovarse”, dice Miguel de Unamuno y el sentido común sintetiza: renovarse o morir. Y el uso generaliza y el abuso desvaloriza patrimonios vitales.

“La vejez es una fuerza potencialmente destructiva. Si según decimos actuamos, la vejez real es siempre la de los otros y la nuestra…también está en el decir y actuar de los otros (…)

Podría tratarse de un proyecto personal mirar el propio proceso de envejecimiento como trayecto de posibilidades y no de pérdidas, promoviendo las oportunidades vitales para su ejercicio, colocados de frente al final del camino mirando lo mucho que queda por hacer- aprender(…)

¿Desde dónde ésta gestión? Desde el buen sentido disciplinado que permite una interpretación por secuencia, por proceso. (…)Desde una actitud comprometida, el reconocimiento, viendo qué hemos hecho, qué podemos hacer (…) las generaciones en equilibrio entre lo uno y lo múltiple, entre el bien propio y el bien común (…)
Desde la organización esquimal en la que los viejos dejan su lugar a los jóvenes “por el grupo” a los japoneses de hoy que exportan a sus viejos  “por el grupo”, hay un continuo de modelos de satisfacción de vida, hay un continuo de respuestas y andares por  el ciclo vital (…)

Podría este texto entenderse como un tratado de gerontología social en acción, que pretende identificar a personas en ejercicio y no predecir sus prácticas (…)

Desde el título, un homenaje en vida a la vejez de cada uno, para que de una vejez-destino se convierta en una vejez-realización.

– Del texto NUESTROS VIEJOS – “Alternativas” – Serie Espacio Pedagógico – Publicación periódica del Laboratorio de Alternativas Educativas – Año IV. Número Especial 2 – San Luis, Argentina – 1999

5/5
Ana Rosa Abrahín

Ana Rosa Abrahín

Experta en Gerontología y conductora del programa de radio “Había una vez, hoy” de LRA 29 Radio Nacional San Luis.

Comparte en tu red social favorita:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

7 respuestas

  1. Excelente Nota Ana Rosa … !!!
    Laboro como Mèdico en el Servicio de Atención Médica Contínua, y al menos una vez diario, se me encrispan los pelos y me dá tristeza, la IRRESPONSABILIDAD que existe de los familiares hacia los abuelitos … 😡
    Cuando los adultos mayores llegan a ésta edad, y a nuestro entorno (a mi me sucedió), nos toman si no por sorpresa, si salimos de nuestra “zona de confort”, y esa es una muy buena prueba para saber incluso nosotros mismos, si somos capaces o no …
    Al principio nos vá a costar mucho, pero al final del camino tendremos gran satisfacción en decir …
    ” Misión Cumplida … !!! ”
    Hay que bañarnos en paciencia, pero
    diariamente, para darles lo mejor de nosotros y viceversa …
    Porque si Dios nos dá licencia, no sabemos si vamos a llegar a la edad que ahora tienen, qué condiciones de vida y salud tendremos, y quién se hará cargo de nosotros … 😌
    Mi Mamá vive conmigo, haciéndome cargo, hace algunos años … Y he tenido que darle vuelta casi completa a mi día a día, para adecuarme YO a sus necesidades e integrarla en lo posible a mis vagancias sanas … Y si por alguna razón no me acompaña, retirarme de donde estoy (a veces sin querer), en tiempo prudente, sabiendo que tengo compromiso en casa …
    Y la vida continúa … 😊
    Saludos desde Culiacán, Sinaloa. Mex.
    Y como diría mi Má en alguna ocasión ” Has de cuenta que esto, es un matrimonio … Así que hay que llevar la fiesta en paz ” … 😂

  2. Me gustaria contactarme con la Dra Abrahin.pertenezco a una Asoc.de ayuda al adulto mayor “Gente Grande en Accion” tenemos un programa en Radio del Pueblo AM830 los miercoles de 14 a 15hs

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *