fbpx
TOP

Los 5 olores de la vida

Los olores son los que estimulan el sentido del olfato, es objetivo.
El aroma, se pueden oler y degustar, es subjetivo, un ejemplo: el vino

Dentro de los cinco sentidos, el olfato nos llevará más rápidamente a evocar un recuerdo. A gran velocidad lleva la información al cerebro y emite una sensación guardada por años.

Hoy hablaremos de los olores que nos acompañan a través de las distintas etapas de vida y en algunas oportunidades decimos que “nos hablan” de algo más que de solo olor.

 



1. Los olores al nacer

 

El “olor a guagüita” (bebé) nos acompaña intensamente hasta cerca de los 6 meses. Es un olor a amniocentesis (olor de la madre), que en el subconsciente nos evoca un lugar de seguridad. Más que mal, residimos en el útero materno durante 9 meses.

Para nuestras madres también fue un olor que les produjo placer o incluso -en algunos casos- adicción (síndrome de couvade: gustar del embarazo).
Este olor insta a la madre a desarrollar el apego, dando protección y alimento a “la cría” en señal de amor, mientras que a “la cría”, el olor de la madre le da tranquilidad.

 

2. Los olores de infancia

 

Son muy emocionales y evocan constantemente momentos, lugares y situaciones, los que nos pueden traer bellos o traumáticos recuerdos que influirán en el desarrollo del aprendizaje como una buena disposición o  reticencia hacia ello. Desde el jardín infantil, en su desarrollo académico y social.

La niñez es la entrada física a lo emocional. Es una etapa muy receptiva a las emociones y recuerdos concretos: pasto recién cortado, café del desayuno de los papás, humedad después de la lluvia, árbol de pino, perfumes, playa, gelatina de postre, comidas, etc.

En esta etapa además entra en acción la boca, que en conjunto con el olfato aseguran el aroma para comer, señal que va directo al bulbo olfatorio.

 

3. Los olores de la adolescencia

 

Algunos olores no muy gratos del cuerpo en desarrollo nos dan la señal de que hemos abandonado la niñez. Son intensos, se inicia la pubertad, se activan las glándulas sudoríparas que son las que mantiene la temperatura corporal.
Conocida es la frase “olor a lolo” u “olor a joven”.
El sudor en sí, no tiene olor, pero al entrar en contacto con bacterias se produce el característico mal olor. Las glándulas sebáceas que están en todo el cuerpo pero mayormente en: frente, cuello, pies y manos (glándulas sebáceas erinas) y en: axilas y genitales (glándulas sebáceas apocrinas), se activan y se forma el “olor a sudor”.

 

4. En la etapa adulta

 

A partir de los 30 años ya empieza la pérdida del olfato, por lo que podríamos comenzar a tener dificultades para percibir los olores personales, como es el mal aliento, el mal olor de las medias o la emisión de gases corporales.
Pero en esta edad también están los olores gratos, como son las feromonas, que nos insta a las relaciones románticas, ya que exaltan las cualidades amatorias que tenemos.
La reina de esta feromona es la capulina que secretan las mujeres durante su periodo menstrual y vuelve locos a los hombres, aumentando de la testosterona.
Los besos son un intercambio de información acerca de la compatibilidad sexual.

Todo el intercambio de los olores primaverales hace que los procesos fluyan naturalmente y haya un aumento en el número de relaciones de parejas.

 

5. En la adultez mayor

 

Para mi, hablar del olor en la vejez, no es algo prejuicioso ni signo de gerontofobia (rechazo a la vejez).

La naturaleza es muy sabia y dado que llegamos a esta etapa con una mayor oxidación de la molécula 2-nonenal y con nuestro olfato deteriorado, tenemos un olor distinto y a veces no nos damos cuenta.
Los seres humanos tenemos la capacidad de detectar hasta un billón de olores, pero sin prácticas no podremos detectar ni los más cercanos.
Los olores están ligados a la memoria. De hecho, uno de síntomas tempranos del Alzheimer y Parkinson es la pérdida del olfato.

 

Algunos ejercicios muy fáciles y simples para poner en práctica:

 

  • Huele cercanamente a personas y objetos.
  • Olfatea y date un respiro hasta que la información del olor y aroma llegue a tu cerebro.
  • Repite la acción cuantas veces sea necesario.
  • Huele a las personas o cosas de tu interés ya que la información que guardarás será más grata.
  • Huele especias de cocina, algunos son intensos.

 

¿Por qué nos llama la atención el olor que tienen las personas en la vejez?

 

Debe ser por la lejanía que mantenemos con nuestros adultos mayores, porque respecto a las etapas antes señaladas, no nos llaman tanto la atención los olores de nuestros seres queridos ya sean estos: recién nacidos, niños, adolescentes o adultos; lo tomamos como algo normal para cada edad.
En cuando a nuestros respetados y amados adultos mayores, que han envejecidos cercanos a nosotros, su olor es familiar y -por lo tanto- agradable, evocación de que estamos con nuestros querid@s abuel@s, pilar de nuestras familia.

 

En conclusión

 

Está claro que los olores nos hablan acerca de nuestras emociones y -especialmente- de las relaciones que tenemos con quienes queremos.

Cuando nuestro bebé está pasado a leche cortada después de un vómito, no lo dejamos tirado, sino que con amor lo limpiamos y acariciamos, dándole la confianza que todo está bien.
En la niñez les educamos que hay olores no gratos, que se pueden atender pero que agua y jabón o cambio de ropa, es la solución.
En la adolescencia cuando están plena pubertad el olor dice “soy joven”, pero este se ve exacerbado después de una tarde de deporte o carrete.
En la adultez suponemos que atendemos solos nuestra higiene y compramos nuestro sello, el perfume preferido.

He tenido la oportunidad durante mi vida desarrollar muchas carreras: relaciones públicas, terapia de reiki y estudios de orientación personal. También cumplir muchos roles, unos más exitoso que otros, pero todos han ayudado a escribir la historia de mi vida. Actualmente cumplo mi rol de esposa, madre, nuera, cooperadora de causas y estudiante. Algo muy importante es tener nuestro nicho donde desarrollarnos. Esto de ser bloguera es una oportunidad que se me presentó a través de Javiera, ella en su gran mundo cyber ha sido una ayuda en mi educación tecnológica.

Comentarios (6)

  • anarosa

    anarosa

    buenos dias rosita, lei el titulo y me vino el aroma de pan casero de mi abuana!!! gracias por el recuerdo, cordial abrazo

    reply
  • Avatar

    BLANCA CANDELA

    Mi querida Rosita, gracias por desarrollar este artículo muy importante para compartir.
    Me digo siempre tengo un olfato muy desarrollado siempre percibo los olores muy rápidamente, pero esos colores qye los grabé, quedan en mis recuerdos, olores de mi infancia como el Ovaltine, cuando papá me preparaba la leche, el jabón, cuando mi padre me lavaba las manos, y ahora lo práctico con mis adorados nietos.
    Y ahora, que estoy en esta etapa del Adulto Mayor, se intensifica rápidamente los olores, que a veces hago la crítica y mi hermana se molesta me dice que soy muy criticona. Pero que bien que has ilustrado este tema.

    reply
  • Avatar

    Adriana

    Mis hijos decían cariñosamente de mi abuela cuando nos retirabamos de su casa “tiene olor a abuelita” con una bonita sonrisa. Los olores son como la música.

    reply

Publicar un comentario

Cart Item Removed. Undo
  • No products in the cart.