Llagas en el Alma

La noche ya se torna día y la cama vacía estremece mil veces mi alma.
Dormir sobre el recuerdo de aquellos brazos que aunque fuertes, eran capaces de abrazar con la dulzura más tierna.
El silencio quiebra el pensamiento y se ven negras las flores de noche, ya no brillan tus ojos y no escucho tu voz enamorada.

Pasa el tiempo y parece menos en mi pensamiento.

¿Acaso está noche será eterna?
Los tulipanes se durmieron en el instante mismo que perdí tu risa, y el color de aquel girasol que cultivaste, se volvió rojo intenso, cual horizonte atardecido de un verano fugaz, como tu vida; que al elevarse, me dejó sólo la tinta, para juntar las letras y plasmar acá, lo que llora mi alma, mientras dormida grita en silencio.

5/5
Rosa Alquinta

Rosa Alquinta

Nací en la ciudad de La Serena. Toda la vida me gustó la poesía. Escribo desde niña.

Comparte en tu red social favorita:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn