La astrología y las “energías”, ¿el boom de creencias que viene a reemplazar a las tradicionales?

Lo paso del Word a mi pendrive; de la fotocopiadora a mi café preferido y, capuchino mediante, voy leyendo y registrando mis reacciones comenzando por comentar en la página de Facebook que lo subió: “me hace un ruidito que la nota está en la sección ENTRE MUJERES, que banalice comenzando por EN ALGO HAY QUE CREER… y que la imagen a todo color evoque una mujer… ¡será tema de mi próxima tertulia!”

Que es eso de que “el dedo clerical pierde brillo frente a la varita mágica que hace que cada uno dirija el deseo y la responsabilidad sobre sí mismo”.



En algo hay que creer

 

En un subtítulo “Así está la luna” se comenta de sitios y páginas, apps para seguir signos y fases de la luna, “18 millones de seguidores ilustran el boom, segunda edición en formato libro de la ‘Guía del amor del zodiaco’ y de la ‘Guía astrológica’ para sobrevivir en la tierra  que ya  circula ávidamente entre adolescentes.”

Alerta: un diagnóstico, banalizado como “revolución virtual que le da un toque cool, artístico y de meme viral a la ciencia milenaria”.

Los pibes y pibas exploran sin mambos cientificistas y los adultos ponen las estrellas bajo la lupa.

Un diagnostico autorizado: “la astrología se popularizo y es menos elitista (…) este lenguaje sagrado nos ayuda muchísimo a comprender quienes somos (…) desde esta mirada uno es protagonista del viaje de su vida y del desarrollo de aquello que es”.



¿Acaso no son de este estilo las bases sobre las que se asientan los NUEVOS PARADIGMAS?

 

¡Qué magnifica época me toca vivir! Gracias, gracias, gracias.

Había una vez… y los ladrillos comenzaron a caer sin prisa, sin pausa… hoy, enredados, sin estruendos.

En clave de RE sostenido: recordando nos potenciamos tocando y ejerciendo talentos aletargados por ignorancia… no más divididos, humanos siendo humanos recuperando humanidad. Y nos reconocemos en los animales y por ello los declaramos persona no humana.

¡Libertad, libertad, libertad! Hemos hecho realidad ese vedado campo, ejerciéndolo desde esos saberes que estamos recuperando.



Vamos por la rayuela: los símbolos en primer lugar, cuidando las infancias, nuestras luces en clave humana.

Invitando a despiadada competencia, en la cual somos expertos:

HUMANOS SIENDO HUMANOS, SÓLO MARIPOSAS

“Grandes predadores / constructores  en apuros, bajo presión sobreviviendo”

“Grandes cuidadores / aprendices vinculares por elección evolucionando”

5/5
Ana Rosa Abrahín

Ana Rosa Abrahín

Experta en Gerontología y conductora del programa de radio “Había una vez, hoy” de LRA 29 Radio Nacional San Luis.

Comparte en tu red social favorita:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *