En pedir y dar, no hay engaño

Por estos días se está celebrando en otro país el “día de acción de gracias” (“thanksgiving”), que es muy importante por el sentido de reunión de familia que representa y que por lo que estamos pasando, es muy atingente.

La semana pasada, me reuní con un grupo de trabajo y, al poco hablar, llegó la pregunta más usual por estos días: “¿Qué ha significado o cómo hemos vividos los presentes días en nuestro país?, pregunta que caló profundo en cada un@ de nosotr@s. Gatilló un racconto instantáneo.



Nosotr@s, por el grupo etario que representamos, incluyéndol@s a ustedes amig@s, creo que hemos vivido algo similar, pero no igual, con términos que nos hacen mucho ruido: “toque de queda” y “militares patrullando las ciudades.”

Terminando la reunión en una catarsis de los momentos y situaciones vividas, observadas. Cada un@ comentó su experiencia desde su punto del sentir, creer, valorar y recordar.

Estamos somatizando nuestros dolores, penas… y lo que nos provoca la separación de los chilenos (bandos) y la destrucción del mobiliario urbanos, espacios sociales de nuestro Chile, necesarios para el funcionamiento diario del largo y angosto territorio.



En la reunión que les comento alguien dijo: “No depende de mí hacer algo, porque no puedo dar solución a nada”. Yo discrepo, nosotros podemos ver qué podemos hacer por nuestro país, se puede trabajar mitigando las malas energías. Gran fuente fértil de educación, es el hogar.

Quienes creo que están en estas marchas, convocatorias, protestas, en fin, es la generación “Z”, los llamados “multi tasking”. Realizan multi tareas virtuales, “flashmob”, y se han unidos para provocar el despertar. Es una generación de inmediatez, sus soluciones deben ser así, cero tolerancias a la frustración, creen en la democratización de las oportunidades, estas deben ser para todos. Son críticos con la TV, lo real para ell@s, pasa en Internet.
Por la edad de esta generación, pienso que no miden las consecuencias de sus actos. Sus convocatorias, se saben cómo comienzan, pero no cómo y cuándo terminan.
Es una generación sin miedo, además temerarios, no tiene experiencia de actos terroristas. Distintas a nosotros que somos respetuosos de la autoridad y reglas.



También son los que escuchan y viven  las grandes diferencias sociales y económicas, desde sus mismas casas. Ven que sus abuelos no pueden comprar sus medicamentos y que sus pensiones no cubren sus necesidades, a la vez que ven a sus padres endeudados para cubrir las necesidades de los miembros de la familia y planificar del presupuesto familiar para solventar los 30 días del mes. Luego, ven el estrés que les provoca el hecho de que nunca alcanza. Finalmente, no entienden por qué sus adultos siguen aceptando estas injusticias.

Han escuchado promesas incumplidas, como: reformas educacional, constitucional, tributaria y salud. Son testigos de actos de corrupción, los cuales son vistos como actos que quedan impunes por parte de autoridades e instituciones, sin sanciones o con castigos que no se corresponden a la gravedad del delito.



Cuál debe ser nuestra cooperación

 

Nuestro emprendimiento debe ser mezclar niños de diversas clases sociales, que la brecha entre unos y otros sea menor, con el respeto como base de toda relación y comunicación. Respeto por lo que somos y no por nuestro origen, reconociendo el valor de la persona.
Trabajando lo tóxico con amor, porque la rabia que se transforma en odio, separación, envidia. Nuestra propuesta deberá ser alimentar las relaciones desde cariño hacia el otro.
Destacar la dignidad humana, hablando desde el corazón y el cerebro, sin desbordar.
Unir el corazón con nuestro cerebro, ponerle razón al sentimiento. La educación emocional, explora la auto conducción.



Desde dónde estaremos y actuaremos

 

¿Qué puedes dar tu? No nos quedemos atrapados por las revueltas de energías negativas, atacándonos, alimentando la angustia y miedo, temor de existir, ser la “luz” que somos, “una sola vela encendida rompe la oscuridad”, de donde seas influyente, serás la luz, deja de desperdiciar tus energías juzgando y polarizando o atacando.
Tenemos grandes poderes, somos sabios, haz lo mejor, vibra con tu luz y amor ¡Confía! ¡Eleva tu Energía!



P.D:

  • Creo que basta de convocatorias, las cuales sirven para camuflar el vandalismo. Con disturbios se pierde el objetivo de ellas.
  • El amor nunca sobra independientes de la generación que sea. La violencia nunca es buena.
  • Si antes había un segmento de la población de recursos limitados, con nuestra conducta, seremos más. Basta de la destrucción del país.
  • Hemos retrocedidos muchos años, con la realidad de las pérdidas.
  • Sería muy lamentable que “todo cambiara, para que nada cambie”.
5/5
Rosita Soto

Rosita Soto

He tenido la oportunidad durante mi vida desarrollar muchas carreras: relaciones públicas, terapia de reiki y estudios de orientación personal. También cumplir muchos roles, unos más exitoso que otros, pero todos han ayudado a escribir la historia de mi vida. Actualmente cumplo mi rol de esposa, madre, nuera, cooperadora de causas y estudiante. Algo muy importante es tener nuestro nicho donde desarrollarnos. Esto de ser bloguera es una oportunidad que se me presentó a través de Javiera, ella en su gran mundo cyber ha sido una ayuda en mi educación tecnológica.

Comparte en tu red social favorita:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *