Derribando mitos sobre la vejez: ¡El juego es solo cosa de niños”

«El juego es un principio inherente a la naturaleza humana. Nos afecta a todos»

Edmund Burke

Mito sobre la actividad lúdica: El juego se encuentra circunscrito al periodo de la infancia y no tiene espacio en una vida adulta.
Realidad, si bien los seres humanos a medida que crecen, dejan de jugar, es debido a que el juego en los jóvenes, adultos y especialmente en la tercera edad, se encuentra estigmatizado e infravalorado producto de los numerosos estereotipos y creencias populares que lo presentan como una actividad improductiva y poco seria, una irracional pérdida de tiempo…



Aun cuando existe abundante evidencia que comprueba las enormes ventajas e importancia que tiene “jugar” en cualquier edad, el juego
se sigue considerando como una actividad principalmente recreativa asociada a la infancia.

Una de las razones por la que la práctica del juego en adultos no se ha desarrollado a un mayor nivel, es precisamente porque se lo considera como algo infantil o superficial y contrario al trabajo y esfuerzo productivo que se exige a los mayores.

Existen muchas creencias y visiones distorsionadas respecto al juego o el jugar en la adolescencia, la juventud, la adultez y la vejez, expresiones descalificadoras y excluyentes tales como: “jugar es cosa de niños”, “ya no estás en edad para andar jugando”, “jugar es perder el tiempo”, “jugar no sirve para nada”, “jugar cuando grande es ridículo” o “el qué dirán”, contribuyen a menospreciar la actividad lúdica en la población que dejó atrás la infancia.

Afortunadamente, poco a poco se han ido eliminando estas falsas concepciones gracias al creciente reconocimiento de que la necesidad de jugar no es algo trivial ni infantil, sino que constituye una poderosa herramienta para favorecer al crecimiento y desarrollo de las personas, jugar es una necesidad humana tan importante para la salud de los seres humanos como dormir lo suficiente, comer bien o hacer ejercicio… es un componente necesario de una vida, sana por cuanto las diversas alternativas de juego como toda lo que significa diversión, suponen una forma positiva de enfrentar la vida, de elevar el estado de ánimo, de mejorar la autoestima y reducir las tensiones.



Es necesario abandonar cuanto antes los mitos y preconceptos que en la práctica “condenan” la actividad lúdica en la edad adulta, lo que provoca que las personas, a medida que crecen, simplemente dejen de jugar. A este respecto, resulta pertinente citar una de las frases del destacado dramaturgo, crítico y polemista irlandés George Bernard Shaw: “No dejamos de jugar porque envejecemos, envejecemos porque dejamos de jugar”.

En la actualidad diversos profesionales vinculados a la atención especializada y al trabajo con personas mayores: gerontólogos, psicólogos y terapeutas, entre otros, recomiendan por ejemplo, la práctica periódica de juegos de mesa por los extraordinarios beneficios preventivos y terapéuticos que reporta en el mejoramiento de la calidad de vida de este grupo etario, paralelamente en tanto, comienzan a surgir en distintas partes del mundo, interesantes propuestas referidas al diseño, desarrollo y evaluación de prototipos de juegos especialmente adaptados a las características y preferencias de la creciente población de personas mayores, colectivo hasta ahora prácticamente ignorado por las grandes empresas que fabrican y comercializan juegos.

5/5
Eduardo Salgado

Eduardo Salgado

Educador chileno residente en Argentina, especializado en el desarrollo de juegos y materiales educativos que propician y fomentan la reflexión grupal como forma de fortalecer las relaciones sociales entre las personas. Gestor de proyectos lúdicos, entre los que se cuenta la creación e implementación de la Ludoteca Mayor, iniciativa destinada a estimular a las personas mayores a desarrollar sus capacidades cognitivas, psicológicas y sociales a través de la práctica de juegos de mesa. http://ludotecamayor.blogspot.com

Comparte en tu red social favorita:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn