Del estallido social, al movimiento

Un abrazo cordial a cada uno de ustedes, deseo que esta escuela de verano les permita aprender, convivir, compartir entre todos los adultos mayores que hoy que se encuentran aquí.
Con agrado, represento a las amigas y amigos blogueros de la revista digital Pensar Sin Edad, cuya directora es Javiera La Envejeciente, la revista esta liderada por personas mayores quienes participamos desarrollando artículos de opinión sobre diferentes temas, siendo todos estos relevantes en la etapa estamos viviendo en nuestra adultez mayor.

La revista nos ha permitido desarrollar también una mirada diferente en nuestro quehacer cotidiano y desarrollar una visión futurista en donde las personas mayores no seamos discriminados por nuestra edad. También es una oportunidad de compartir nuestros intereses con otras personas, lo que nos permite estar conscientes, estar activos, contentos y vigentes.
La edad para nosotr@s no representa un problema. Estamos viviendo una etapa larga de nuestras vidas, la más extensa de todos los tiempos, como jamás se había visto. Somos las personas del siglo veintiuno. El futuro de nosotros será más extenso. No solamente serán importante nuestras experiencias pasadas, sino el presente y el futuro que deseemos.



La tarea es vivir el hoy y proyectarnos al futuro, con una actitud positiva

 

Se nos presentan grandes desafíos en esta edad de revolución tecnológica, en donde nos toca participar, tenemos grandes capacidades que aún podemos desarrollar en plenitud, con las cualidades propias de nuestro ser.

Las personas mayores debemos ser consideradas cono un recurso humano importante, que ayudaremos al desarrollo del país, siendo ciudadanos activos y participantes de la sociedad actual.

 

Sociedad que deberá caminar en un sendero de continuo progreso

 

Dentro de todas las cosas que vivimos como personas mayores hoy nos enfrentamos a un estallido social que afecta a nuestro país y a nosotros que deseamos VIVIR en un ambiente de justicia, de dignidad. Sin embargo, aquí me detengo para reflexionar. Lo primero que surgió en mi mente cuando los medios de comunicación daban a conocer los hechos violentos de las manifestaciones… Recordé, cuando muchos años atrás, vivimos una experiencia muy dolorosa siendo jóvenes inexpertos, si embargo, jóvenes valiosos. Me viene ese recuerdo.

Hoy es diferente. La sociedad cambió y requiere de otras necesidades como: pensiones dignas, medicamentos posibles de comprar, educación de calidad y… todos lo ya sabemos.
Y más aún las personas mayores estamos desprotegidos y ansiosos por ver que es necesario efectuar cambios significativos. Un nuevo paradigma que nos permita llegar dignamente al final de nuestras vidas. Las personas mayores no podemos negar la realidad que se presenta frente a nosotros: tenemos responsabilidades y deberes que nos implica asumir roles activos. Es nuestro mayor deber, dejar a nuestros jóvenes una sociedad diferente en donde la dignidad, la solidaridad, la igualdad, la justicia y la democracia sean los valores que se puedan practicar y vivir plenamente.
Es muy necesario compartir con los jóvenes, conocernos, intercambiar nuestras mutuas experiencias… y para ello es necesario que perdamos el temor.



Sentirnos libres de elegir lo que nos hace sentir bien, en democracia

 

Queremos que nuestros hijos nietos y familiares jóvenes nos recuerden… como una generación de personas mayores diferentes, activos, aguerridos, valientes y solidarios.
Les animo desde aquí, a tomar una posición de participar activamente, comunicarse con otros.
Hoy día en esta Escuela de Verano que ha organizado magníficamente Gerópolis UV, quien contribuye a mejorar la calidad de vida de las persona mayores, creando estos extraordinarios espacios, que abren puertas a nosotros, las personas mayores, a la Universidad.

Muchas gracias.

Graciela Miranda

Graciela Miranda

Mi nombre es Graciela y me dicen Chely. Soy profesora de Educación Básica. Puntarenense de corazón. Me encantan los niños, conocer cosas nuevas y enfrentar los desafíos. Mafalda es mi ídola preferida. Admiro a los pueblos indígenas. Conversadora, solidaria, resiliente y empática. Siempre dispuesta a apoyar a los “invisibles sin voz”. Me encanta la música y la lectura y estoy profundamente enamorada de la vida. Y estoy contenta de conocer a “La Viejóloga” que es “fuera de serie”.

Pensar Sin Edad es una Revista Digital liderada por  adult@s mayores que crean contenidos digitales de valor para otr@s adult@s mayores que frecuentan Internet e interesad@s por las materias gerontológicas a nivel mundial.