¡Chau referentes!

¿Cuánto me queda de vida? Una vejez.
¿Una vejez? A secas.
Si agrego por ejemplo “feliz” se me puede ver sentada en una residencia cinco estrellas con todos los servicios. Y no.
Si dijera “plena” la imagen podría ser rodeada de cuatro generaciones representando a dos siglos en mi fiesta de cumpleaños…90, sentada a la cabecera de la mesa, por supuesto. Viuda. Tampoco.



Antes! Antes..! Oh…, antes!
Se esperaba que fueran abogados, médicos (los hombres, claro, igual que papá) o la oveja negra de la familia a quien apañaría mamá por ser el más “chico”. El envidiado secretamente por los hermanos mayores.

 

¿La mujer? Oh…claro, las hermanas…! Porque se tenían muchos hijos…
Las hermanas eran mujeres. Punto. A secas.
Luego, con el paso del tiempo pudo (la mujer) ser punto y aparte…de los hombres de la familia y de los otros.
Cada uno ocupaba su lugar, un lugar separado de antemano con un marco de seguridad al estilo “hasta que la muerte nos separe”.

¿Aseguraba qué? El trayecto, el logro.
¿Y la satisfacción personal? Cumplir.

 

Pero la “realización” abrió puertas… al vacío.
¿Cuál elegir? ¿Cuáles son los costos de una y otra? Con seguridad.
Seguridad !!!!!!! Error. Son sólo opciones. TODAS a nuestra disposición.
Aquí están los caminos. Podemos elegir otros que los crucen a todos ellos y también valen.

 

¿Viejos felices? Estos de hoy son los últimos. Viejos y felices.
Valía la pena. No va más. Hoy es Hoy. Y que sea lo máximo a que podemos aspirar.
Creo que me equivoqué de concepto, porque aspirar (que no tragar el aire con la boca) implica esperar a/ por/ con/.
Y no, no va.

 

Lea el título otra vez, por favor.
Y a crear, vamos!!!!!!!! Seamos humanos!!!!!!!! (con el perdón de la palabra).
Reconozco (a propósito de la invitación anterior) que me dio miedo pensar que comparto con mis hijos la tarea de buscar nuevos contenidos a viejos (perdón otra vez) conceptos, al mismo tiempo que los estamos, juntos, ejerciendo.

 

Al día siguiente me sentí mucho mejor cuando me di cuenta de lo grandioso de la situación.
Hoy lo pude escribir. 

 

Nota: Artículo elegido texto del mes y publicado en El Planeta, Valencia, España, en marzo del 2001.
El 4 de diciembre de 2002 se presentó un documental basado en éste texto, en la Facultad de Comunicación de la Universidad de Salamanca, este fue filmado por alumnos de dicha Facultad, con quien suscribe como co-directora. (R.P.I. 212966)

5/5
Ana Rosa Abrahín

Ana Rosa Abrahín

Experta en Gerontología y conductora del programa de radio “Había una vez, hoy” de LRA 29 Radio Nacional San Luis.

Comparte en tu red social favorita:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

5 respuestas

  1. Ana Rosa ;
    Gracias por tu articulo, excelente aporte, Yo soy “propietaria de media docena de Sotas” y as vivo del “modo Madurecente”, con muchas buenas expectativas y energia positiva

    Un Gran Abrazo,
    R.S

  2. Extraordinario documento,muchas veces pensamos como enfrentar,los desafios de esta edad,como denominarlos,como hacerlo,al final,solo una conclucion,vivir.

    1. muchas gracias cecilia, si te dedicas a la gerontologia social y puedo colaborar contigo , no tienes mas que decirme, cordial saludo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *