Carta a mi hijo, que no envié. Vivencias en un Chile que despierta en octubre

Un día  mi hijo me dijo  jubilaste “¡vive la vida!” y me cayó la teja “me jubilé del trabajo, de pero ¡no de la vida!”

Me esforcé por estar vivo, vigente, aprendí sobre las redes… YouTube, la red de los mayores, compartí con amigos, descubrí que podía Pensar Sin Edad, fotografía, hasta Instagram (la red de los millennial o de los adultennial).

Anoche, mientras estábamos en el tercer día de una rebelión de las persona, tomé un foto de un cacerolazo y me dijo mi hijo…  “No la subas a las redes”.

Pensé, mientras estaba encerrado a las 06:00 de la tarde, cuando el militar fuera de mi casa gritó “Dentre rapidito no más iñor”… “¿No lo subas a las redes?”, ¡que no suban mis miedos!, mis recuerdos, mis aprensiones, mi pesar. Que mi vejez no es apta para estos tiempos, cuidado físico, mi cuerpo puesto en la cárcel por clamar por una vejez digna… ¿o es que por “viejito” no pienso bien y que debo ser orientado, guiado?

O es porque camino despacio, uso bastón, uso mis pañales, o porque lleno mi estómago con glucosamina, cardioaspirina, metformina, sindevadir y atorvastina… ¿eso afecto mi “seso”, mi razonamiento?, ¿debo ser protegido para no embarrarla?

¿O es tu miedo, hijo? a no querer VER que esta es la más bella etapa de la adultez. Soy la gente grande que está llena de ideales, sueños y utopías, en esta nueva etapa de mi vida.

La  calle y el “compu” son mi alma vibrando, son los cultrunes ancestrales, clamando digna justicia. Ayúdame a ser protagonista del cambio.

Algo le pasa a mis ojos (serán las lacrimógenas de que estoy mirando en la TV), mientras mi corazón late, se acelera, ahora una *chupilca de losartán, dejar de escribir y al sobre…

 

Tu papa

 

A los primeros días de un noviembre ahumado, piedrado, gritado… ollas ahoyadas, protestado, arrancado y bailando.

*Chile. Bebida popular hecha a base de harina tostada desleída en chicha, un término coloquial usado para referirse a muchas  cantidad de algo en una bebida.

 

Nota al lector: Necesito tu ayuda ¿se la envío? Escríbeme tu sugerencia.

5/5
Victor Herrero

Victor Herrero

Me presento. Soy el que soy, un encantado de lo vivido y un ansioso de seguir descubriendo esta nueva etapa. Me encanta descubrir cosas nuevas, busco siempre asombrarme con todo frente a mi vida, alegrarme por lo bueno que les pasa a las personas, alegrarme por la naturaleza, porfiado en descubrir nuevas formas comunicarnos. Mi secreto intimo es leer y escribir a escondida en un blog. Les recomiendo leer alguna vez a Benedetti (no te rindas). Acepto desafíos con agrado y me empeño en entender que este planeta es la casa de todos y nosotros, los habitantes, somos uno. “Si el corazón se cansa de ver, ¿para qué sirve?” Mario Benedetti.

Comparte en tu red social favorita:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *