Ambiente, como conducta colectiva de las personas

Séptimas Jornadas “Cuidemos nuestro mundo para contribuir a la implementación de un modelo ambiental para San Luis” (Argentina).

“AMBIENTE COMO CONDUCTA COLECTIVA DE LAS PERSONAS”

Autora: Prof. Lic. Ana Rosa Abrahín

De lo que se denomina ambiente, ya sea un espacio, un objeto, otra persona, me interesa por la problemática de “nuestros viejos” y el envejecimiento, el ambiente entendido como “conducta colectiva de una serie de personas”, según Lawton.

Envejecemos acorde a como vivimos, pero reconocernos en ese proceso es una tarea cotidiana  que a veces no tomamos en cuenta. Ese vivir cotidiano tiene un ambiente, elementos para, personas con quienes, todo enmarcado en tiempos propios e institucionalizados.

Lo físico, lo psíquico, lo social en equilibrio interrelacional, en movimiento permanente, nos da un estado de salud que es resultado del ejercicio de cada uno y del conjunto de personas.

“Nuestros viejos” constituyen una población, en relación con los adultos y los jóvenes, de alto grado de vulnerabilidad. Una manera de verlo es detectando en el ambiente los elementos que los impactan. Sabemos que es la población más diferenciada entre los cuatro grupos generacionales: niños, jóvenes, adultos y “viejos”. Las respuestas a los impactos tendrían que ser de carácter individual; el grado de deterioro significativo producido por éstos y que alcanza dimensiones comunes, tiene que ver con la parte del ambiente que indica las conductas de las personas, lo institucionalizado, la cultura.

La jerarquía de la competencia de la conducta propuesta por Lawton indica: salud, salud funcional, cognición, conducta social. El dominio de cada una de éstas áreas varía de acuerdo al ambiente de cada persona, entendido como conducta colectiva de las mismas.

La relación ambiente físico, normas y conductas que los otros muestran entre sus alternativas y las particulares, encontramos la congruencia persona-ambiente; no es otra cosa que, una vez más, EL EQUILIBRIO DE LA NATURALEZA DE LA QUE SOMOS PARTE.

La vejez puede ser un logro o un castigo… La decisión es personal e intransferible; el contexto y contenido es, además, colectivo y cultural.

Alguno tendrá que esforzarse más que otro. Y ese grado distintivo esta dado por la distancia entre necesidad-apoyo y autonomía-preferencia, indicando la diferencia en satisfacción de vida.

Emprender tareas para “nuestros viejos” indica recordar que las formas de presión son siempre negativas, que también lo son aquellas formas enmascaradas que ellos -desde su aprendizaje de vida- detectan y a las que responden con la sumisión de los debilitados, nunca desde su debilidad, porque el espíritu siempre es autónomo.

1999: “Año Internacional de Nuestros Viejos”

5/5
Ana Rosa Abrahín

Ana Rosa Abrahín

Experta en Gerontología y conductora del programa de radio “Había una vez, hoy” de LRA 29 Radio Nacional San Luis.

Comparte en tu red social favorita:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn