El Folklore que yo viví

Respondiendo a su espíritu sencillo, el cuyano no necesitó alardear con gran variedad de instrumentos para acompañar su canto. Le bastó con la Guitarra que logró pulsar con inigualable digitación y admirable buen gusto.