Ojo con el peso de tu “mochila”

En el día a día, vamos acumulando dolores emocionales que si no los revisamos, se van acumulando en una “mochila” cuyo peso podría llegar a enfermarnos.