TOP

Mi pasión por la onda-H y mi aporte como investigador en la adultez mayor

¿Qué razones puede tener un ex docente universitario para continuar realizando labores de investigación después de haber dejado las aulas? Esta es la primera interrogante que alguien podría plantearse, pero para mí la respuesta es muy sencilla y tiene que ver con mi formación profesional.

Soy cirujano dentista y genetista humano y durante toda mi carrera la investigación científica estuvo muy presente. En un comienzo trabajé dentro de lo que se denomina investigación básica, desarrollando proyectos de investigación de genética de las poblaciones humanas junto al profesor Basilio Lazo Lamich y el Dr. Juan Pinto-Cisternas. Con ellos presenté en congresos y publiqué en revistas nacionales y extranjeras.

Al llegar la jubilación mediante el incentivo al retiro, dejé la Universidad y me vi obligado a pensar una estrategia de desarrollo profesional que me permitiera seguir haciendo lo que me gusta y seguir realizando una contribución a la sociedad ¿En qué otra área de la ciencias podría seguir investigando en este nuevo segmento de mi vida? Llegué a la conclusión que esta vez tenía que aportar activamente al bienestar y calidad de vida de los pacientes, quizás desarrollando una nueva línea de investigación desde el ámbito de las ciencias aplicadas en salud, a partir del conocimiento que venía acumulando en los últimos años sobre la Onda-H y las posibles vinculaciones entre esta y distintas afecciones y patologías.

En los últimos años, en la Universidad me había especializado en una tecnología derivada de los vuelos espaciales desarrollados por la NASA en EEUU, llamada Onda-H. Me capacité precisamente en la NASA y trabajé en clínicas y hospitales de Los Ángeles y San Diego, junto con mi esposa, Dra. Marcela Pozo, quien comparte conmigo mi pasión sobre esta tecnología. También nos capacitamos en una fábrica de equipos leds en Inglaterra y recientemente intercambié experiencias en Hipocrates Health Institute en West Palm Beach, Florida, EEUU.

¿Cómo funciona esta Onda?

Esta lo hace de dos formas, a saber, alta frecuencia, (60 Hertz) y baja frecuencia (2 Hertz) En baja frecuencia mejora la microcirculación, logrando resultados clínicos muy promisorios en variadas enfermedades: pie diabético, nefropatía y retinopatía diabética, glaucoma, patologías óseas, depresiones menores, crisis de pánico, fibromialgia, asma bronquial, síndrome de Raynaud (sabañones), hombros congelados, etc; y la virtud que posee esta tecnología es que evita el uso de Fármacos, ya que es sabido que muchos tienen efecto colaterales que resultan ser muy desagradables y a veces nocivos para los pacientes.

Como resultado de un proyecto de investigación realizado en la Universidad de Valparaíso, hemos demostrado además que es posible aumentar la concentración de la serotonina plásmica (neurotransmisor responsable del estado de ánimo de las personas) con el uso de Onda-H, entonces esta aplicación permitiría mejorar pacientes con depresión menor o de tipo reactivo, crisis de pánico y fibromialgia. También hemos logrado resultados muy buenos tratando pacientes con túnel carpiano, ahorrando cirugías innecesarias.

En alta frecuencia, la Onda-H es capaz de realizar drenaje linfático, por lo que es muy útil para pacientes con cuadros agudos de lumbagos, epicondiliti, tendinitis, etc. y cuadros clínicos crónicos de artrosis, necrosis avascular, etc.

He trabajado con esta tecnología en diversos centros de salud en Chile y he dictado conferencias en Argentina, Chile, Estados Unidos, Inglaterra y Perú.

En la actualidad me encuentro trabajando en el CESFAM Los Pinos de Quilpué y en el Centro Médico de Carabineros de la ciudad de Viña Del Mar, donde he colaborado hace más de 7 y 6 años respectivamente. En ambas instituciones contribuyo en lo que más puedo de forma voluntaria, asumiendo en lo personal todos los costos que estos significan.

En resumen, la Onda-H es una tecnología de última generación que permite tratar variadas patologías con resultados muy esperanzadores. El objetivo final de todo este trabajo que realizo como jubilado es contribuir a mejorar calidad de vida de los pacientes, sin usar ningún tipo de fármaco.

Publicar un comentario