TOP

Entrevista rápida a Javiera #LaViejóloga

¿Quién eres?

Mi nombre es Javiera Paz Sanhueza Chamorro, tengo 31 años y vivo en Valparaíso, Chile. 

Estudié Sociología en la Universidad de Valparaíso y empecé a perfilar una carrera profesional hacia las personas mayores, apenas estaba en el 4 año de la carrera (de 5 años en Chile). Tenía una fijación por los espacios educativos formales y no-formales para personas mayores. Principalmente porque por esos años prácticamente no existían  en mi país y también porque tenía la intuición de que los intercambios interpersonales al interior de estos sistemas, eran completamente diferentes y mucho más horizontales, que los que pude observar durante mi formación hasta el momento. No estaba equivocada.

Terminé mi carrera y no me aguanté mucho en viajar a España para tomar el Master en Gerontología, Dependencia y Protección de los Mayores de la Universidad de Granada. Al volver a Chile me desempeñe en el servicio público, en la universidad como coordinadora programas para la formación de profesionales en el área de la gerontología y en el emprendimiento social dirigido a personas mayores.   

¿Por qué estás emprendiendo con Pensar Sin Edad?

Mi carrera hoy está en el emprendimiento social y mi tema primordial actualmente es la comunicación social para el cambio sociocultural.

Tengo la convicción de que el fin del viejismo está más en las calles y en las redes sociales, que en el ambiente académico e intelectual. El trabajo en las aulas con los investigadores y con los futuros profesionales de la gerontología es necesario, pero si en la cotidianidad seguimos tratando a las personas que envejecen como seres que deben ver depreciado su valor a causa de su edad, estamos estancados y en un problema tremendo.

Creo que Pensar Sin Edad  puede actuar como una caja de resonancia que amplifica la voz de los mayores, intentando lograr que esta llegue a las personas “de a pie” con un mensaje contra hegemónico que cuestiona el estado actual de las cosas y motive, a grandes y a chicos, a buscar un envejecimiento distinto y “a la pinta”.

¿Qué es Pensar Sin Edad?

Pensar Sin Edad es un medio de comunicación social online abierto a las personas mayores, donde ellas son las principales emisoras y receptoras de los productos comunicacionales que se ofrecen. En este medio también colaboran profesionales de distintas disciplinas, que se desempeñan en el área de la gerontología, pero el énfasis no está puesto en su “conocimiento experto” sino en las experiencias y reflexiones que pueden aportar las personas añosas que se vuelcan hacia los demás, en busca de hacer un cambio en las conciencias, hacia la inclusión.

¿Desde cuándo que está operativo este proyecto?

Esto empezó muy rudimentariamente en 2012 como un blog personal, el año que terminé mi Máster en Granada. De hecho, mi primer post fue desde el aeropuerto de Santiago de Compostela, volviendo del 54º Congreso de la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología. Diría que Pensar Sin Edad se volvió un medio de comunicación social en 2017 cuando concursé y logré financiamiento para el proyecto Blogueros Mayores a través de un fondo estatal llamado Fondo de Medios de Comunicación Social.

A través de esa iniciativa por fin pude incorporar a personas mayores al equipo de Pensar Sin Edad y juntos logramos establecer una diferencia competitiva significativa frente a otras instituciones que difunden la gerontología. Lo que nos hace diferentes es lo genuino de nuestros mensajes y el hecho que el (o la) bloguero(a) mayor cuestiona en sí mismo ese estereotipo de la persona mayor analfabeta digital. En Pensar Sin Edad mayores se empoderan y se apropian de las redes sociales para difundir, con sentido, lo que ellos quieran.

¿Qué es lo que ofrecen?

Ofrecemos artículos de opinión escritos y videograbados realizados por personas mayores, algunos artículos de opinión realizados por profesiones de la gerontología y también difusión de contenidos de valor realizados por otros medios de comunicación que consideramos “compañeros(as) en armas” en esta cruzada contra el viejismo. De todos estos contenidos se beneficiar las personas mayores y los profesionales de la gerontología, que componen nuestra comunidad, que ya supera las 3.000 personas.

En el último año también hemos estado realizando algunas actividades informativas y formativas dirigidas a las personas mayores, en el ámbito de la comunicación social y el manejo de las tecnologías de la comunicación y la información.

¿Qué satisfacciones te ha aportado este proyecto?

Muchas satisfacciones. Primero que todo el proyecto Pensar Sin Edad me obligó a salir de mi zona de confort. Como ya había señalado antes, trabajé en el servicio público y en universidades entre profesionales que pensaban tal cual como yo. Entonces, no hacía falta que yo las convenciera para que cambiaran de parecer o cambiaran su trato hacia las personas mayores. La magia ocurre al “salir de la caja”, al emprender, al atreverse a hacer gerontología para “la gente común” y en la clave de las redes sociales. Es decir, alejándonos de contenidos densos, pero sin perder el foco.

Tengo mucha esperanza de que detrás de esto hay algo muy revolucionario, y que en Pensar Sin Edad, lo mejor está por venir.

¿Qué es lo que has aprendido de tu relación con las personas mayores?

Otra satisfacción que me ha dado Pensar Sin Edad, es hacer amigos mayores.

Algunas de las personas mayores que participaron en la primera versión de Blogueros Mayores se han vuelto parte del equipo permanente del medio. Nuestras reuniones de trabajo son estupendas. Ellas me demuestran, con su forma de ser, que los envejecimientos son realmente variados y que el envejecimiento exitoso muchas veces está en la actitud con la afrontamos la vida. Me enseñan un montón, y aconsejarnos mutuamente es divertidísimo.

¿Cómo concilias tu vida laboral con tu vida personal?

Dicen que los emprendedores y trabajadores independientes trabajan el doble y es cierto. Sin embargo, como aún soy una mujer soltera y sin hijos, tengo mucho tiempo para mí, el cual dedico a mis otras dos pasiones: entrenar Crossfit y bailar flamenco.

¿De qué manera estás envejeciendo?

Amando y exponiendo las arrugas y canas que llegan.

Entrenando de 4 a 5 veces por semana me ocupo de generar la musculatura y flexibilidad necesaria para poner bien lejos de mí, la dependencia funcional.

Busco ser una persona abierta a los cambios, dispuesta a ser flexible. Intento desarrollar la habilidad de adaptación porque entiendo que el mundo cambia y evoluciona con quienes estén dispuestos a seguir el ritmo. Pienso que las personas que envejecen con éxito son aquellas que nunca dejan de incorporar el aprendizaje y el trabajo en sus vidas, y yo pienso seguir su ejemplo, siempre buscando crecimiento personal.

¿Cómo te gustaría que fuese tu vejez?

Me encanta la vida y sueño con vivir muchos años. Espero tener la dicha de poder envejecer con calidad de vida, sintiéndome incluida en una sociedad chilena evolucionada que me deje hacer lo que quiera, sin limitaciones asociadas a la edad.

Me veo estudiando, trabajando junto a personas jóvenes y de todas las edades o al menos siendo voluntaria en alguna institución cuya misión me motive. También me veo siendo competidora de Crossfit en categoría máster y desmitificando la vejez con cada una de mis acciones.

Socióloga y Master en Gerontología más conocida en redes sociales como Javiera La Viejóloga. Fundadora y directora de Pensar Sin Edad, influencer en envejecimiento, activista a favor de los derechos de las personas mayores y el derecho de todos a envejecer con calidad de vida.

Comentarios (2)

  • ORLANDO GONZALEZ

    Te felicito por tu trabajo y dedicación a expandir el conocimiento ,la experiencia y sabiduría del adulto en general.
    Mi aporte es mi blog para que lo leas y se te interesa puedas direccionar lo s escritos que te gusten ,un abrazo
    orlandogonzalezj.blogspot.com

    reply

Publicar un comentario