TOP

Mi nombre es Graciela y me dicen Chely. Soy profesora de Educación Básica. Puntarenense de corazón. Me encantan los niños, conocer cosas nuevas y enfrentar los desafíos. Mafalda es mi ídola preferida. Admiro a los pueblos indígenas. Conversadora, solidaria, resiliente y empática. Siempre dispuesta a apoyar a los “invisibles sin voz”. Me encanta la música y la lectura y estoy profundamente enamorada de la vida. Y estoy contenta de conocer a “La Viejóloga” que es “fuera de serie”.

Hoy en el año 2018, en pleno siglo XXI, estamos viviendo una etapa en la historia de la humanidad que nos lleva a reflexionar acerca de cómo vamos caminado hacia un nuevo estado de madurez propio del cambio, acerca del avance de una especie que está en continuo progreso y acerca de cómo en cada etapa del crecimiento, existen crisis que nos desafían a adaptarnos a nuevas realidades.

Todos nos estamos dando cuenta que en este bellísimo momento del camino hacia el progreso, las mujeres  estamos  siendo protagonistas.

Quienes estamos viviendo hoy nuestra adultez mayor (otra gran fase de nuestras vidas que tal vez llegó rápidamente, casi sin darnos cuenta), llevamos siempre con nosotras, los múltiples papeles que hemos desempeñado como mujeres a lo largo de nuestra vida: estudiantes, madres, compañeras, trabajadoras, entre otros tantos roles. Todas estas experiencias y conocimientos están aquí acompañándonos en esta etapa tan desafiante para nosotras mismas y para la sociedad que nos acoge.

Es parte del sentido común escuchar "que los padres crían y los abuelos malcrían" a través de muchos mimos y poca autoridad, ¡pero los abuelos y abuelas del siglo XXI son diferentes!

Hace no muchos años en Chile hemos comenzado a hablar de Finlandia a propósito de su sistema educativo, uno de los más inclusivos y efectivos del mundo. Todos queríamos copiar el modelo. Incluso algunos parlamentarios viajaron al país europeo para traer la "receta", sin embargo, este país nórdico no sólo destacaba por los avances e innovaciones que aplicó a la educación de sus habitantes, sino que también en cuanto a la aplicación de un enfoque comunitario y en derechos para el tratamiento del envejecimiento de su población.