TOP

Desde que era muy niña me gustó el baile. Fui a clases de ballet desde los 7 hasta los 10 años, pero por diversas razones no continué, pero no impidió que siguiera bailando en todas las ocasiones que he podido. Posteriormente, ya casada, junto a mi marido tomamos clases de bailes tropicales. Eso hace más de 20 años. Creo que el baile ha influido en mi manera de ver la vida, soy una mujer alegre, con mucha energía e imaginación; además soy el punto de apoyo de mi familia, compuesta por 4 hijos y 12 nietos.